Predicas Cristianas.. Todo tiene su tiempo

Todo tiene su tiempo

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Bíblico:Eclesiastés 3:1 dice: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”, y sabemos que Dios es eterno desde la eternidad y hasta la eternidad, pero debajo del cielo ha creado el concepto del tiempo, por lo que cada cosa tiene un tiempo específico y oportuno,  son etapas de la vida creadas por Dios para que todos podamos transitarlas, y quiero decirles que ha llegado el tiempo de la bendición para aquellos que han perseverado y han continuado siendo fieles a pesar de las pruebas y luchas por las que les ha tocado pasar.

Prédica de Hoy: Todo tiene su tiempo

Introducción

Leamos la Palabra de Dios en Proverbios 10:22-25 “La bendición de Jehová es la que enriquece,  Y no añade tristeza con ella. El hacer maldad es como una diversión al insensato;  Mas la sabiduría recrea al hombre de entendimiento. Lo que el impío teme, eso le vendrá;  Pero a los justos les será dado lo que desean. Como pasa el torbellino, así el malo no permanece;  Mas el justo permanece para siempre”.

Para nosotros el tiempo en la tierra es limitado a consecuencia de la caída de Adán, pero así como los hijos de Isacar, eran “entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer” 1 Crónicas 12:32, Dios quiere que nosotros aprendamos a distinguir los tiempos de la vida.

Anuncios

Tres clases de tiempos

En la Palabra de Dios se marcan tres clases de tiempos, el kronos o tiempo calendario, el kairos o determinado, y el pleroó o del cumplimiento. Para entender como diferenciar los tiempos y entender esa verdad espiritual veamos el tiempo del embarazo.

Sabemos que el tiempo de gestación es de nueve meses, este sería el kronos. Cuando comienzan los dolores de parto sería el kairos. Pero falta el momento exacto del alumbramiento que es el tiempo pleroó, un ejemplo sencillo para entender el tiempo de Dios en nuestras vidas.

Hay tiempos en nuestras vidas en que las cosas no salen bien, hay problemas. Tiempos de sequía espiritual, ataques serios del enemigo, pruebas, y cuanto más. Digamos que no son los buenos tiempos que esperábamos. Pero también, y debemos dar gloria a Dios por esto.

Existe un tiempo determinado por Dios para recibir sus bendiciones en el cual obra de repente

Parece que no está, y de repente manifiesta Su poder para bendecir a su pueblo. Principalmente dándonos una inyección de fe, para que podamos creer hoy que Dios tiene preparado para nosotros. Un tiempo de obrar repentino donde derramará de sus bendiciones sobre nuestra necesidad.

Anuncios

Creamos hoy que de repente del Señor está muy cerca de obrar en nuestra vida. Igual que “cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados” Hechos 2:1-2.

O como cuando en la cárcel “a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron” Hechos 16:25-26.

Edificar nuestras vidas para llenarnos de fe

Con pasajes como estos debemos edificar nuestras vidas para llenarnos de fe y creer que el mismo Dios que operó allí. Es el mismo Señor de hoy que está dispuesto a derramar sobre nuestras vidas su obrar de repente.

El agricultor riega la semilla todos los días, quita las malezas, pero no ve nada saliendo hacia la superficie. Por ejemplo en caso del bambú crece durante siete años hacia abajo desarrollando una raíz fuerte, y en un momento crece rápidamente. De manera que lo que tardó años pasa en un instante.

El obrar de Dios es así, hay un tiempo de silencio de Dios donde no pasa nada. ¿Cuantas veces hemos estado orando y orando y nada sucede, nada mejora? Entonces muchos cristianos se resignan a vivir sin la bendición de Dios y caminan como cristianos frustrados. Son fieles pero viven frustrados sin las bendiciones de Dios.

Anuncios

Respuestas a nuestra oraciones

Quizás nuestras peticiones se están como la caña de bambú y no se ve nada en nuestra vida. Pero como en lo natural, el bambú da su fruto. En lo espiritual sucederá lo mismo con nuestras vidas, y seremos bendecidos por el Señor en un instante.

El Espíritu Santo nos está invitando a creer que de repente, el Señor, quien está a las puertas de nuestra vida como dice Su Palabra, obrará a nuestro favor. Pero si vemos Hechos 2:1-2 y Hechos 16:25-26 tenemos que hacer algo antes que venga de repente Dios a concedernos las peticiones.

Tagged

Deja una respuesta