Sanidad plena

Sanidad plena

Predicas Cristianas

Muchas personas que nacen económicamente pobres persisten en el fracaso de todo, sobre todo lo emocional. Puesto van con eso desde que fueron formados y no lo saben.

El desconocimiento de estas enfermedades hace que su medicamento y/o sanidad sea  difícil de conseguir. ¿Por qué? Porque ni siquiera sabemos donde nos duele y cuando comenzaron los síntomas. Es por ello que los hijos no planificados o la inmadurez a la hora de procrear puede resultar en un ciudadano enfermo, como valores pobres sin capacidad para entender porque vino a este mundo.

Para obtener la sanidad espiritual es importante que nos examinemos constantemente. No solo en nuestros comportamientos si no en nuestras emociones. Estudiar como nos sentimos, detectar dolores poco comunes o demasiado comunes, pero no tratados, para ser tratada la enfermedad con eficacia. A veces la cura puede tomar años en dar frutos, por ello debemos empezar desde “ahora” en la identificación del problema.

Anuncios

Una vez identificada la causa de nuestros males es donde comenzará el proceso de sanidad, el cual es proporcional y efectivo conforme a nuestra oración y fe. Comunicarle al Señor nuestros dolores es el inicio. Él ya sabe nuestras necesidades, pero esta en nosotros querer ser libre de ellas.

Dios puede hacer milagros donde todo se ve arruinado. Pero nosotros debemos hacer un peculiar esfuerzo para sanar nuestras almas, y esto consiste en querer realmente sanar.

La mayoría de nuestros dolores provienen de las heridas del pasado, la falta de amor, el odio y la soledad. Todo esto causa un dolor espeluznante, por ello debemos poner de nuestra parte en perdonar con ayuda del poder del espíritu santo.

Sanidad – Enfermedad del espíritu

La enfermedad espiritual está relacionada con el pecado. Nuestro espíritu es una fuente que necesita ser constantemente recargada. El combustible necesario para llevarlo a cabo es la santidad y la comunión con nuestro Padre.

Anuncios

Podemos ser una persona exteriormente alegre, tener personalidades fuertes, los ánimos tan altos como los cielos, pero si no tenemos relación con Dios no podemos estar llenos.

Según la palabra, la espiritualidad se manifiesta en frutos. Dichos frutos son actos que podemos apreciar en personas que no son cristianas como el amor. Sin embargo, al ser dados por Dios el nivel de transcendencia de estos alimentos llegan a niveles inhumanos. Si, me refiero a manifestaciones divinas. Solo las personas que están en comunión con Dios podrán entender cual es la fuente de nuestras acciones.

Sabiendo que estos frutos son amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; nuestra sanidad va tomando sentido. Ya que el no poseer las mencionadas características espirituales llegamos rápidamente a la conclusión que nos hace falta la llenura del Padre. Esta sanidad podremos obtenerla mediante la relación con Dios y el abandono de comportamientos carnales.

Las obras de la carne son la causa de nuestro distanciamiento con Dios

Por ende nos impiden el ser llenos por su espíritu. En Gálatas 5:16-23 podemos encontrar las diferencias entre el espíritu y la carne. Cuyo manifiesto están ampliamente separados, no pueden convivir entre sí.

Existen personas que luchan para separar ambos caminos, encontrar el equilibrio. Pero esto no es posible con las fuerzas humanas.

Anuncios

Tagged