Evangelio de Hoy.... Reflexiones Cristianas

Tengo un corazón sano

Reflexiones Cristianas

El Evangelio de Hoy

Reflexiones Cristianas Texto Biblico: «Y soñó José un sueño, y lo contó a sus hermanos; y ellos llegaron a aborrecerle más todavía. Y él les dijo: Oíd ahora este sueño que he soñadoGénesis 37:5-6

Introducción

Todos y cada uno de nosotros tenemos sueños. Sueños hermosos como, ser un gran profesional, tener una casa, tener un carro, crear una fundación, tener tu propia empresa, ser millonario o millonaria, tener un buena esposa o esposo, tener una familia feliz, etc. Esos son sueños personales que nos motivan a actuar y hacer diferentes cosas para poder cumplirlas.

Pero hoy meditemos sobre los sueños que vienen de Dios. José tuvo varios sueños que Dios había colocado en su corazón. José era un poco vanidoso, y alardeaba de los sueños que Dios le daba, causando que sus hermanos lo aborrecieran. Él les contaba de como Dios a través de un sueño le revelaba que estaba en el campo su manojo se levantaba y estaba derecho y los manojos de sus hermanos estaban alrededor y se inclinaban ante él. Esto causaba la furia de sus hermanos.

Dios tenía planeado para José grandes cosas

Dios tenía planeado para José grandes cosas, pero a causa de su vanidad, de su altivez,  José  tuvo que vivir varios procesos para poder alcanzarlo. Debido a que creo en sus hermanos cierta rabia contra él. Termino siendo vendido como esclavo, luego llego a la casa de un faraón,  lo colocaron en un lugar de honra, pero por la mujer del faraón fue metido a la cárcel. Allí duró varios años siendo procesado, humillado, maltratado.

Allí José fue tratado y fueron saliendo de su corazón cosas incorrectas hasta que su sueño, el que Dios le había dado se cumplió. Fue subido a gobernador a causa de un sueño que interpreto correctamente en cuanto a la advertencia de 7 años de abundancia y 7 años de escasez. José tomo las riendas, empezó a almacenar y cuando llego el tiempo de la escasez, los pueblos de otro lugares iban a buscar comida a Egipto, y fue allí donde él se encontró con su familia. Fue el lugar donde ellos terminaron dependiendo de él.

Con el resumen de esta historia quiero llegar a que  debemos tener un corazón sano cuando tenemos un sueño. Debemos tener cuidado con  la altivez, de querernos sentir mejor que otros, porque Dios te dio un sueño diferente. Fíjense que por la vanidad del corazón de José, en relación al sueño que le daba Dios, incomodó a sus hermanos y un sueño de Dios no tiene esa característica. Un sueño de Dios refleja humildad, un sueño de Dios inspira a otros.

Conclusión

Si tienes un sueño de parte de Dios procura ser humilde (Salmos 138:6). Si sientes que tienes altivez en tu corazón y te sientes más especial por esa causa, e incluso has podido humillar sin querer a otros a causa de ese sueño, pide perdón a Dios y cambia tu manera de hacer las cosas, no vaya a ser que tengas que pasar por muchas aflicciones a causas de ellas. José pudo haber conquistado el sueño de Dios de una manera diferente, pero tuvo que ser así por la situación de su corazón.

© Francisco Hernández. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy… Reflexiones Cristianas

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.