Inicio / Reflexiones Cristianas / Enemigos invisibles

Enemigos invisibles

Evangelio de Hoy

Ego salió ese día a buscar víctimas, y encontró a un profesional frente a una computadora y Ego pensó que él podría ser un buen candidato.

Ego posó su mano en su hombro y en ese momento el profesional dijo: Siempre he sido el mejor en todo, nadie como yo, los demás solo son boca, yo jamás he fallado en lo que hago.

Aquel profesional se puso de pie y se colocó frente al espejo y continuó: Si que soy guapo, nadie mejor que yo, esta espinilla me esta dando mal aspecto a mi cara.

De pronto Ego observa que Vanidad se acerca y pregunta: Ego, ¿crees que yo puedo empezar a hacer mi trabajo?

Ego contestó: Esta más que listo este tonto, pon tu mano sobre él.

Vanidad comenzó a avanzar hacia el espejo y puso su mano invisible en la frente del individuo, y aquel profesional ahora comenzó a verse de perfil en el espejo, y comenzó a mover su rostro como buscando algo con movimientos cadenciosos y de pronto se escucha que aquel hombre comienza a hablarle al espejo y dice con voz suave: espejito, realmente soy el más bonito.

Ego observa a Vanidad y está le levanta el pulgar y dice: ya casi está listo Ego, ahora nos falta hacerlo pensar que es el único, que todos lo admiran y que él impone la moda.

Ego dice: mira nada más a este que se cree mejor ahora que todos y el más bonito.

Vanidad asiente y dice: exacto, casi perfecto para nuestra amiga locura que pronto pronto lo podría visitar.

En ese momento Humildad toca la puerta y Ego Dice Vanidad, Vanidad, no permitas que este tonto lea ese escrito que está allí y nos involucra a nosotros, allí en ese mensaje que está en su celular, mira lo que le dicen en el verso del día; leelo es un atentado contra nosotros, el fin de todo el discurso oído es este: “Teme á Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre”. Proverbios 12:13

Vanidad tocó el rostro del profesional, y lo hizo comenzar a verse sus ojos y hacerlo ver sus cejas, y buscó un corta uñas y comenzó a quitar la parte de atrás de sus cejas.

Ego se carcajeó en aquella habitación y dijo: me sorprendes Vanidad, tú si que eres muy muy lista mira que ya hiciste que no leyera esa frase que es nefasta para nosotros, esos anuncios nos pueden destruir si las personas los leen cuidadosamente y nos tendríamos que mantener a raya, ellos no se dan cuenta que nosotros gobernamos sus vidas, y los pobres de mente terminan creyendo lo que no son ja,ja,ja,ja.

Vanidad expresó: Si, siempre funciona esto Ego; siempre, y más en los incautos que no leen lo que deberían leer, yo atrapo con más facilidad a aquellos que no tienen nada en su cabeza de estos consejos que están bombardeando a las personas en todos lados.

¿Sabes quién estaba tocando y ya dejo de hacerlo?

Si, imagino que esa Humildad ya debe de ir a otro lugar porque aquí estamos tú y yo. ¿Qué te parece Ego, si llamamos a la amiga depre?

Ego puso su mano en la barbilla y dijo: no sería mal fíjate Vane.

Vanidad sobresaltada dijo: no me llames vane, dime completo mi nombre

Ego se carcajeó y dijo: mira de lo que te preocupas

Ella le contestó: exacto, los pequeños detalles ese es mi mayor logro en estos incautos.

Ego dijo, bueno, ¿y cómo hacemos para llamarla?

Vanidad levantó su mano: recuerda que cuando no hay saciedad en nada, todos los problemas que yo acarreo en las personas al no sentirse lo suficientemente llenos en sus placeres, sus metas de su belleza y sus objetos que llegan a poseer, todo ese lastre que ellos piensan que es lo mejor qué hay en sus vidas, ellos no saben que están acarreando sus propias tumbas mentales y es lo perfecto para poder producirles el cambio en todo.

Lo que piensan, que piensen distorsionado de la realidad.

Ego levantó su mano y dijo: momento, momento.

Yo soy causante de esos delirios de grandeza, mira a cuantos tengo en esos altos puestos que solo terminan haciendo estupideces ja,ja,ja, y terminan acostándose contigo envaneciendo su corazón y jamás llegan a donde en verdad deben llegar y ese es nuestro principal objetivo, que se pierdan en el camino, que no hallen la salida, que no sepan quienes en verdad son ellos o ellas, que piensen que todo es realidad, cuando en verdad son unos distraídos de la verdad y envanecidos de sus propias mentes, que crean su propio mundo vacío y sin verdaderas amistades, ven defectos en todos y ellos son los únicos.

Por eso entre más jóvenes comiencen a abrazarnos, entonces llegarán a viejos si es que llegan con perspectiva distorsionada de la vida, y hasta llegarán al suicidio, drogas, pornografia y nunca nada les va a saciar y comenzarán a probar de todo y allí es cuando está todo ya cumplido y debemos hacerlos alejar de los que contemplan la realidad tal y como es y ellos quedarán atrapados en la miserias de sus mentes ja,ja,ja.

El Ego y la vanidad, dos Armas casi perfectas para destruir las personalidades en aquellos que sutilmente corren a abrir las puertas de su mente a ellos, no lo olvides, entre más grande y hermoso o hermosa crees que eres es cuando más frágil está tu mente de hacer cosas que jamás pensaste.

No menosprecies el consejo a tiempo, tú no eres grande ni poderoso, ese calificativo entregadlo a Jesucristo nuestro Señor y Él te llevará a donde en verdad debes llegar. La realidad que solo Él da.

Cultiva tu mente, tu corazón y como dice el proverbio: “…por sobre todas las cosas guardadas guarda tu corazón porque de él mana la vida…” Proverbios 4:23

© Dr Mauricio Loredo. Todos los derechos reservados.

Evangelio del Dia… Reflexiones Cristianas

Acerca Mauricio Loredo

Mauricio Loredo
Me convertí a Cristo en mi cuarto año de medicina. Decidí en ese año darle mi carrera al Señor todopoderoso. Soy otorrinolaringologo por la Gracia De Dios, y servimos con mi familia activamente en la actualidad en la iglesia Local Brigadas de Amor Cristiano Jesus de Otoro.

Revise

Evangelio de Hoy - Viviendo bajo el favor de Dios

Yo elegí

Evangelio del Dia.. Tal vez estás en angustia, leyendo este tremendo testimonio de vida. Te has sentido agobiado por las circunstancias y te has sentado en tu silla de aflicción para llorar y lamentarte por aquello que has perdido. Por aquello que ha desaparecido, que ya no está...