Inicio / Reflexiones Cristianas / Derribar y edificar

Derribar y edificar

Evangelio de Hoy

Era un poco más de las 3.30 de la madrugada del día 27 de Febrero de 2010.  De pronto un movimiento suave pero con gran ruido comenzó a despertar a quienes ya dormían esa noche de verano en Chile.

Pocos segundos más ese leve movimiento tomaba mas y mas fuerza hasta convertirse en un Megaterremoto  de 8,8 grados cuyo epicentro se fijo en el mar chileno frente a las costas de la Octava Región.  Durante casi tres minutos el mundo parecía acabarse.

¡Ruido, gritos, llantos pero también oraciones!

Se fue la luz, se cortó el agua y el silencio inundó las ciudades afectadas.  Los vecinos se juntaban en la calle como atontados por lo ocurrido.  Luego el infructuoso  intento de comunicarse con la familia.   Los teléfonos y todo medio de comunicación era en vano.

Seguían las réplicas y las oraciones para que amaneciera pronto.  Al otro día,  la gente comenzó a deambular como zombies por las calles   Mirando con incredulidad por lo que estaban viendo!.

Listas de desaparecidos comenzaban a darse a conocer por radioemisoras que  consiguieron mantenerse al aire con sistemas a petróleo por la falta de energía eléctrica.

Pero rápidamente,  los héroes de siempre tomaron fuerzas de debilidad y se organizaron para ir en ayuda de los mas afectados.

El Ministerio Familiar un Vaso mas Frágil junto al grupo misionero Reskta-2  comenzaron una campaña urgente para ir a la costa chilena. Alimentos, agua, artículos de aseo, ropa y todo lo que falta básicamente después de una tragedia de tal magnitud.

A los pocos días partía una caravana hacia  una de las zonas mas afectadas.  El camino estaba cortado en varias partes, el paisaje era desolador.

Poblaciones completas que bordeaban el hermoso mar ya no estaban.  Las olas gigantescas del tsunami que se desato debido al terremoto se lo habían llevado todo!

Nunca olvidaré la imagen de algunas personas  buscando entre los escombros… con nostalgia en sus ojos como queriendo encontrar algo, una foto, un obsequio, alguna muestra  que les recordara que un día, en ese lugar,  hubo un hogar que les pertenecía.

Dios mismo le anuncia a Jeremías en el capítulo primero:

Vers. 10 “…Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar…”

Es verdad que a veces la primera parte de este versículo es traumática, dura, difícil. Arrancar, destruir, arruinar y derribar. Pero la segunda parte es alentadora y esperanzadora. ¡Llena de desafíos y retos! Así también era  necesario tomar fuerzas  para comenzar a construir.

Cuando se ha perdido algo, cuando se ha destruido algo que era valioso para nosotros, cuando ha desaparecido por las circunstancias de la vida… es la hora de Edificar y plantar!.

No te detengas a buscar escombros, no te paralices buscando recuerdos que solo te llenarán de nostalgia, mira hacia delante, hay algo allí esperando para ser levantado, edificado y plantado… ¡TÚ PUEDES LOGRARLO!.

© Janette de Contreras. Todos los derechos reservados.

Evangelio del Dia.. Reflexiones Cristianas

Acerca Janette de Contreras

Janette de Contreras es una pastora apartada proveniente de Chillán, Chile. Fundadora del Ministerio Femenino Un Vaso Más Frágil, actualmente Ministerio Más Familias.

Revise

Evangelio de Hoy - Viviendo bajo el favor de Dios

Yo elegí

Evangelio del Dia.. Tal vez estás en angustia, leyendo este tremendo testimonio de vida. Te has sentido agobiado por las circunstancias y te has sentado en tu silla de aflicción para llorar y lamentarte por aquello que has perdido. Por aquello que ha desaparecido, que ya no está...