Yo elegí

Evangelio de Hoy

Hace unos cuantos años en la televisión de mi país, se emitía un programa maratónico de ayuda social para discapacitados. En ese momento vi esta historia que me pareció tan interesante y aplicable a nuestras vidas:

Sebastián Demangel, un joven chileno comenta su experiencia de vida, o más bien una experiencia al borde de la muerte.

  • -Yo iba en el auto porque yo quería
  • -Yo salí de parranda porque yo quería
  • – Iba borracho porque yo quería
  • ¡Nadie me obligaba!

En horas de la madrugada del año 98, y completamente ebrio, sobrevivió a un accidente que casi termina con su vida y la de sus amigos. Sebastián marca responsablemente aquellas palabras donde asume haber tomado decisiones equivocadas: “porque yo quería”.

Hoy todo ha cambiado, él sobrevivió pero quedó con secuelas graves en su sistema nervioso central. Ha tenido que aprender a caminar de nuevo, a comer solo, a abrochar sus zapatos solo; aún su lengua está un poco torpe y cuesta entender, pero Sebastián aprendió a levantarse después de una caída, dos, tres, y más. Sebastián sale a trotar a la playa.. sus pies tropiezan uno con el otro, cae y se levanta para seguir intentando correr.

  • –  ¡Ahora salí a enfrentar el mundo de manera muy diferente!, dice Sebastián.

Con  la hombría de asumir errores, con la fortaleza para no quedarse en una silla de aflicción, se puso de pie y decidió enfrentar cada caída que vendría en el futuro para ponerse de pie con la bandera de la victoria.  Sebastián sigue “eligiendo”. Tal como reconoció  elegir lo peor, ¡hoy elige lo mejor!.

Esdras 9:5 “...Y a la hora del sacrificio de la tarde me levanté de mi aflicción, y habiendo rasgado mi vestido y mi manto, me postré de rodillas, y extendí mis manos a Jehová mi Dios…”

Esdras comenta su angustia, pero que solo duró hasta la hora del sacrificio de la tarde, y luego, valientemente se levantó de su aflicción y extendió sus manos a Jehová su Dios.

Tal vez estás en angustia, leyendo este tremendo testimonio de vida. Te has sentido agobiado por las circunstancias y te has sentado en tu silla de aflicción para llorar y lamentarte por aquello que has perdido. Por aquello que ha desaparecido, que ya no está.

Sebastián perdió su sistema de vida, su entorno, su movilidad, pero no su Fuerza y su Fe. Toma el ejemplo de este joven muchacho; si hay que comenzar de nuevo, lo haré.  Si hay que aprender de nuevo, lo haré. Así como Sebastián eligió mal en un momento, también eligió levantarse de esa aflicción.

Te invito ahora, ¡vamos! ¡Levántate!, ponte de pie.  Hay mucho por hacer, hay mucho que recorrer, ¡hay mucho que aprender!  Extiende tus brazos hacia Dios y él te dará las fuerzas necesarias.

¡Tu puedes elegir  hoy estar de pie!

© Janette de Contreras. Todos los derechos reservados.

Evangelio del Dia.. Reflexiones Cristianas

Acerca Janette de Contreras

Janette de Contreras es una pastora apartada proveniente de Chillán, Chile. Fundadora del Ministerio Femenino Un Vaso Más Frágil, actualmente Ministerio Más Familias.

Revise

Evangelio de Hoy - Chispitas blancas

Chispitas blancas

Evangelio del Dia... A veces somos apedreados por la vida; podemos fijar nuestros ojos en aquellas piedras o dificultades que vienen en nuestra contra , o bien, podemos fijar los ojos en el cielo y dejar de ver las adversidades.  De esta manera, veremos a Dios ayudándonos a superar el tiempo de aflicción...