Inicio / Reflexiones / Cristianos de nacimiento

Cristianos de nacimiento

EL EVANGELIO DEL DÍA. REFLEXIÓN CRISTIANA

¿Es cierto que el hecho de nacer dentro de una familia cristiana heredamos la salvación? Si nos llevan desde bebés a una congregación cristiana cada domingo ¿eso salva a nuestra alma del infierno? En esta reflexión cristiana consideraremos responder estas interrogantes.

Es una práctica normal en el mundo entero el hecho de que cuando nace un ser humano, éste pasa a tener los apellidos de sus progenitores. Al mismo tiempo nuestros padres heredaron sus apellidos de sus progenitores, y nuestros abuelos de los suyos y así sucesivamente.

El tener tal o cual apellido tiene un significado mucho mayor en ciertas esferas sociales, tales como dentro de la monarquía, políticos, millonarios, etc.

También se heredan bienes, propiedades, privilegios. Los abuelos se lo pasan a sus hijos, y nuestros padres a nosotros. Esto normalmente no se pregunta, se asigna y ya.

Anuncios 1

El simple hecho de nacer dentro de un círculo social y/o familiar nos determina desde el nacimiento a llevar ciertos apellidos y a encargarnos de ciertos bienes o negocios. No es una elección voluntaria, es una obligación prevista a veces antes de ser concebidos en el vientre de nuestra madre.

Creencia falsa

Lamentablemente, en el evangelio de hoy, existe también esa creencia. Muchos creyentes tienden a pensar que no les hace falta tener un encuentro personal e íntimo con Jesucristo, sino que han heredado el privilegio de ser cristianos desde el nacimiento.

Se tiende a calificar de cristianos a la esposa y los hijos del pastor, sólo por el hecho de haber nacido dentro de un hogar donde el progenitor es cristiano, tal como se hereda un apellido o un bien material, así para estas familias y sus congregaciones se hereda la cristiandad.

Tal es la magnitud de esta creencia que se va haciendo común la práctica de denominar a la familia del pastor la “familia pastoral”, así como existen los calificativos de  “la familia real”, o “la familia Rockefeller”.

Esta práctica no tiene ningún asidero bíblico en el evangelio de hoy.  Ni en el Antiguo ni en el Nuevo Testamento se especifica que por nacer de progenitores cristianos, inmediatamente esta marca o privilegio se traslada a los descendientes, sin que estén involucradas su voluntad o decisión, tal como se le asigna encargarse de negocios familiares a los hijos sin pedirles opinión y sin contar con su beneplácito.

Anuncios 2

Para ilustrar lo errado de esta práctica en el evangelio de hoy, escudriñemos tres pasajes bíblicos:

Josué 24:15 “Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.”

En este momento en que habla Josué al pueblo de Israel, se encuentran en una encrucijada. Tenían que tomar una decisión que determinaría el futuro de su ubicación geopolítica como nación. Había llegado la hora de conquistar y poblar la tierra prometida a la cual habían sido guiados por Moisés. Pero era indispensable escoger a qué dios servirían.

En el mundo antiguo, no solo en Israel sino en todo el planeta, buscar la dirección de una deidad era extremadamente importante y primordial, y más si se trataba de decisiones determinantes para toda la nación.

Josué, ya entrado en años, era un hombre que poseía una trayectoria de integridad y compromiso. Aquí expresa sin ninguna duda, que él y su familia ya habían tomado la decisión consciente, voluntaria, contundente e inmutable, de seguir a Jehová. No es una decisión tomada de forma improvisada, o impulsados por la presión o la emoción. Más bien es una confirmación de una decisión familiar conjunta que ya habían estado ejecutando desde antes.

Los hijos de Josué

No hay registros históricos que nos indiquen qué edad tendrían los hijos de Josué cuando él y su esposa tomaron esta decisión. Sólo tenemos algunas pistas de la mentalidad de la época y del papel protagónico del sexo masculino en la sociedad. La integridad en el mundo antiguo en los hombres era muy distinta a la actual.

Anuncios 3

Cuando un hombre empeñaba su palabra (tan solo su palabra, sin ningún documento u objeto de por medio que lo atare) era para él obligatorio cumplirla, pues estaba en juego su dignidad y su respeto como individuo dentro de la sociedad.

Las mujeres de estos hombres sabían esto, por supuesto. Era más común hallar hombres que se preocupaban realmente por el bienestar de su familia. No sólo a nivel material, sino a nivel social, espiritual y emocional.

Acerca Evangelio de Hoy

Avatar
El ministerio Evangelio de Hoy existe con el solo propósito de proclamar el evangelio de Jesucristo a las naciones. Unase a nuestro ministerio y comparta la palabra de Dios con sus hermanos. Envíenos sus predicas cristianas, bosquejos biblicos, y mensajes cristianos para ser publicado.

Revise

Reflexiones Cristianas.. Clero y laicos. Consecuencias desastrosas

Clero y laicos. Consecuencias desastrosas

Reflexiones Cristianas.. Hay que recuperar la iglesia del libro de los Hechos y si para ello debemos de regresar a nuestras casas tenemos que considerar esa posibilidad.