Inicio / Reflexiones / Clero y laicos. Consecuencias desastrosas

Clero y laicos. Consecuencias desastrosas

Reflexiones Cristianas

Clero y laicos. Consecuencias desastrosas De esta división en la iglesia

Introducción

En todas las denominaciones cristianas desde los católicos hasta los adventistas pasando por bautistas y presbiterianos, tenemos una clara distinción en la iglesia entre clero y laicos.

La diferencia sería la siguiente: el clero corresponde a aquellos miembros de la iglesia con un cargo dentro de la estructura jerárquica de la misma, mientras que los llamados laicos son feligreses de a pie sin ningún poder real. Si fuera un ejército unos serían los oficiales y suboficiales y los otros son soldados rasos.

Sorprendentemente vemos que no existe ninguna mención de algo similar a clero o laicos en el Nuevo Testamento, ni tampoco hay evidencias de que las hubiera en la época de la iglesia primitiva. Deberíamos preguntarnos por qué se insiste en el evangelio de hoy en esta diferenciación, si no hay precedentes en la Biblia o en la iglesia primitiva.

Anuncios 1

Esta distinción que era inexistente al principio comienza a tomar cuerpo a partir del siglo III antes de Cristo y se produce de forma gradual. Con las reformas promulgadas por Constantino y sus sucesores en el siglo IV esta tendencia se fortaleció y continuó hasta nuestros días. Todo esto es por tanto, una tradición humana en su totalidad.

Templos por doquier

Lo mismo podemos decir de los locales o edificios de culto. Estos lugares comienzan a surgir entre el 200 al 300 d.c. Estos lugares son copiados de los cultos paganos, donde siempre hay un templo, muchas veces fastuoso. Estos templos conllevan muchos problemas: son caros de construir y mantener. El clímax de los templos cristianos fueron las hermosas catedrales medievales.

Los templos de culto actúan como una inmensa aspiradora de recursos de los llamados laicos, en lugar de usar las casas o incluso el internet como lugar de reunión lo que saldría casi totalmente gratis, esta tradición de hombres es sumamente cara e implica la petición constante de dinero ya sea para construir el templo o mantenerlo. El abuso económico al que el creyente está expuesto está directamente relacionado con el sistema clerical y de templos.

El apologista cristiano Minucio Félix alrededor del 200 d.c. declaro: “No tenemos templos ni altares”. Desgraciadamente los tiempos han cambiado mucho a lo largo de los siglos, e incluso hoy en día la palabra iglesia sirve principalmente para designar un edificio, en lugar de referirse a la asamblea de creyentes.

Al parecer durante los 200 primeros años de existencia de la iglesia sin edificios de culto los resultados fueron mucho mejores que los que tenemos actualmente con nuestros ostentosos edificios, con los que supuestamente se trata de glorificar a Dios.

Anuncios 2

¿Dónde se congregaban los cristianos en ese tiempo entonces? La iglesia se congregaba en casas, o bien en reuniones que tenían lugar al aire libre en lugares públicos. Los apóstoles predican por ejemplo, junto al atrio de los gentiles en el Templo de Salomón. La iglesia primitiva era básicamente una inmensa red de iglesias en casa. El actual movimiento de iglesias en casa trata de recuperar esta idea.

El problema y sus consecuencias

Lucas 22:26 nos dice claramente que todos somos servidores de todos. En un cuerpo humano todos los miembros sirven a todos y son guiados por la cabeza, que es Cristo. Esta idea es confirmada y ampliada en Mateo 23:8-10, en este pasaje entendemos que llamarse padre, maestro o rabí es usurpar el papel preponderante de Cristo dentro de la iglesia y constituirnos iguales a Él, debemos huir del protagonismo.

La opresión es la forma habitual que utilizan los gobernantes de este mundo para gobernar.

Los políticos se disfrazan de servidores públicos y terminan sirviéndose a sí mismos, el mismo tipo de engaño se produce en muchas iglesias. Así es la naturaleza carnal del ser humano. Por eso en ningún momento Cristo quiso que copiáramos este modelo.

Las consecuencias de la formación de una casta clerical fueron que el amor por los demás hermanos disminuyó y pasaron a preocuparse de sí mismos y de los rituales litúrgicos y no del prójimo y del evangelio.

Anuncios 3

No obstante, sí existían en la iglesia primitiva supervisores en forma de diáconos ancianos y maestros. Ahora bien, el modelo de pastor único, el director de orquesta que ordena todo es algo totalmente contrario a las escrituras, el libro de los Hechos no menciona ni una sola vez la palabra “pastor”. Es cierto que la iglesia temprana tenía líderes en forma de ancianos, pero no actuaban en solitario ni una sola persona tenía una autoridad absoluta como observamos hoy en día.

Acerca Evangelio de Hoy

Avatar
El ministerio Evangelio de Hoy existe con el solo propósito de proclamar el evangelio de Jesucristo a las naciones. Unase a nuestro ministerio y comparta la palabra de Dios con sus hermanos. Envíenos sus predicas cristianas, bosquejos biblicos, y mensajes cristianos para ser publicado.

Revise

Evangelio de Hoy.. La gran comision

La gran comision

Evangelio de Hoy.. Abre los ojos, edúcate en la palabra y sus mandamientos. La gran comisión sigue vigente y en pie. Hermanos que saben y reconocen porqué..