Inicio / Reflexiones / ¿Señalas lo que está mal, o lo que no entiendes?

¿Señalas lo que está mal, o lo que no entiendes?

Reflexiones Cristianas

Evangelio de Hoy… Texto Biblico: Mateo 25:15-30

(vers. 15) “A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.”

El cuerpo de Cristo

Como cuerpo de Cristo, somos cuidadosos de no hacer esto o aquello, porque sabemos que esta mal, la biblia me lo prohíbe o mi iglesia/pastor no me lo permiten.

Como sabemos cada cristiano deberá dar cuentas a Dios por lo que él/ella hizo individualmente, pero también  recae en los ministros, organizaciones e Iglesias, la responsabilidad de fomentar un ambiente de conocimiento y discernimiento de la palabra fiel y verdadera.

Anuncios 1

He observado mucho que como cuerpo de Cristo nos enfocamos en lo que otro hace o deja de hacer y nos pronunciamos contra de lo que este mínimamente fuera de nuestra creencia o tradición de lo que debe ser.

Muchas veces ignoramos por completo la experiencia, el trasfondo y lo que Dios le dio a cada uno para administrar.

Dice la palabra de Dios que el Señor dio “conforme a su capacidad” esto claramente nos deja saber que no todos tenemos lo mismo en cuanto a capacidad, por ende, no con todos Dios trata de la misma forma o les da lo mismo.

Nuestra capacidad

Es Capítulo 25 de Mateo narra la historia de una manera tan interesante, el Señor ya sabía la capacidad de cada uno y en base a eso les dejo su parte, si no les hubiese repartido todo en partes iguales. Vemos que el sentimiento predominante en el de un talento fue el MIEDO.

Yo creo que este hombre tuvo miedo porque se sintió intimidado y confundido. El ve a los otros dos que tienen más, obviamente hacen cosas diferentes y él esta avergonzado con un solo talento. Vale mencionar que un talento no era poca cosa. Según algunas calculaciones se puede decir que un talento era el equivalente a aproximadamente 20 años de pago que un jornalero judío ganaba en ese tiempo. ¿Nada mal verdad? sin embargo comparado con los otros quizá él lo sentía como nada.

Anuncios 2

¿Te suena parecido? El Señor nos ha bendecido a manos llenas, de acuerdo con nuestra capacidad, (Deuteronomio 8:18) pero vemos a otro que tiene el doble o muchísimo más, y envés de sentir gozo o simplemente enfocarnos en lo nuestro, nos sentimos avergonzados, retados, desconformes y comenzamos a criticar, comparar y a veces hasta condenar cosas que en realidad no estamos seguros o simplemente no nos interesa investigar. Nos produce miedo el hecho que con este poquito que yo tengo voy a fallar o hacer el ridículo (muy común en nuestra cultura Latina), y debido a ese miedo mejor no hago nada.

Yo no dudo en ningún momento que el Señor sabía de la capacidad de este siervo, yo creo que el siervo era capaz para manejar su parte, pero el que no estaba tan seguro era el siervo mismo.

No te dejes arrebatar lo que es tuyo

¡Que no te pase las del siervo! No te dejes arrebatar lo que es tuyo, a veces no es tu capacidad intelectual la que esta en cuestión, sino tu capacidad de humillarte, de perdonar o ser perdonado la que no aguanta con mucho y necesita crecer

Dios nuestro padre nos conoce en lo más profundo y Él sabe lo que podemos soportar. La próxima vez que estés cuestionando lo que tú recibiste en comparación de otro siervo, mejor comienza a investigar contigo mismo porque recibiste lo que recibiste, si sientes que es muy poco investiga el por que.

No cometas el error de acusar, señalar y condenar por ignorancia, recuerda cuando algo no nos queda claro (porque a veces no podemos identificar las intenciones que otros tienen) mejor déjaselo a Dios, al fin de cuenta tu eres otro trabajador del reino, simplemente guíate por su palabra y recuerda, Él da conforme a la capacidad de cada uno.

Anuncios 3

© Hilda Hernández. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy… Reflexiones Cristianas

Acerca Hilda Hernandez

Hilda Hernandez

Revise

Evangelio de Hoy.. La gran comision

La gran comision

Evangelio de Hoy.. Abre los ojos, edúcate en la palabra y sus mandamientos. La gran comisión sigue vigente y en pie. Hermanos que saben y reconocen porqué..