Evangelio de Hoy.. Perdonar cambia la historia

Sobre la importancia del perdón para sanarte

Reflexiones Cristianas

Reflexiones Cristianas

No pocas veces nos han metido dentro de una tragedia, llegado una persona que se equivoca con frecuencia. Una persona que nos hace daño porque confundida nos toman por enemigos. Nosotros como hijos de Cristo no somos enemigos de nadie, somos aliados de Dios.

Los cristianos somos amantes de la vida, somos amantes de todos los hombres y de todas las criaturas. No por nada que es un mandamiento amar los unos a los otros. De ahí es que hay que amar, incluso a nuestros enemigos. Y amar incluso a los que se equivocan, porque con frecuencia hay muchos que se equivocan. Pues no conocen el camino, y no entienden la forma en que hay que desarrollarse. La forma en que las cosas pueden darse de mejor manera, en eso nuestro señor Jesucristo dice en Lucas.

Reflexiones Cristianas.. Lectura Biblica

Lucas 17:1-4 «Dijo Jesús a sus discípulos: Imposible es que no vengan tropiezos; mas !!ay de aquel por quien vienen! 2 Mejor le fuera que se le atase al cuello una piedra de molino y se le arrojase al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeñitos. 3 Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale. 4 Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale.»

Debemos perdonar

Lo dice con toda razón y con toda certeza. Debemos perdonar, debemos encontrar la forma en nuestro corazón de perdonar a quienes se equivocan. Perdonar a quienes nos hacen daño, a quienes perdidos en la sátira y en el desasosiego tratan de buscar un camino, y en sus tropiezos nos hacen daño porque es la ceguera del corazón. La ceguera del alma es la que lleva a los hombres a tratar de hacer daño a otros contrario a sus verdaderos, deseos que a través de la torpeza, terminan por hacer daño a su prójimo.

El perdón es para nosotros

Una verdad que no se encuentra velada, es que en la medida de las circunstancias, el perdón no sirve al hombre solo para que sea perdonado sino que además al dar el perdón sirve para que seamos liberados. El perdón nos libera, libera de maneras muy profundas. Cada vez que guardamos rencor, o cada vez que sentenciamos alguien, eso se transforma en una cadena que pesa, y queremos arrastrar día tras día porque hay que deshacernos esta cadena.

Nos tenemos que deshacer de esta cadena, porque esa una forma de alcanzar la libertad de conciencia, de poder y de espíritu, que son claves importantes en el desarrollo de nuestra alma y de nuestro ser. El perdón es para nosotros porque el perdón es libertad. Es una condición que nos lleva a la felicidad, ningún hombre con rencores puede ser libre.

Conclusión

No me despido sin antes invitarte a dar un abrazo y perdonar a aquellos que te miran con desprecio. Perdonar a aquellos que te hacen daño. Te invito a darles tu corazón; ser como Jesús que cuando te dan una cachetada das la otra mejilla, porque el perdón te sana. El perdón  te conduce a ser un gran hombre y una gran mujer. Saber perdonar es hacerse libre, es ser ungido por Dios, un hombre de Dios es un hombre feliz, es un hombre pleno es un hombre con poder.

Con el tiempo descubres que el amor es la fuerza que te conecta a Dios, hace que te mantengas fuerte, y alivia el dolor. Cuando no perdonamos nada de esto pasa. El perdón es la limpieza por excelencia, que sana al hombre y a la mujer, que se alimenta de la sabiduría, el reconocimiento de la vida y por sobre todas las cosas, el perdón es la más firme ejemplo de nuestro Señor Jesucristo que en vida Terrenal nos mostró una y otra vez su ejemplo, incluso cuando crucificado se prestó el momento no dijo otra cosa que perdónalos porque no saben lo que hacen.

¿Quiénes somos nosotros para juzgar a nuestros prójimos?

¿Quiénes somos para tomar contra ellos nuestro corazón? ¿Si nuestro mentor, este gran guía que es Jesús, nos enseña que en el amor es que podemos alcanzar la verdad, cómo podríamos hacer otra cosa más que perdonar para celebrar nuestro espíritu, para elevar nuestro corazón a la infinitud permanente del amor?

© Juan C. Planterio. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy.. Reflexiones Cristianas