Reflexiones Cristianas.. Conforme al corazon de Dios

David, un hombre conforme al corazón Dios

Reflexiones Cristianas

Mensajes Cristianos

Evangelio de Hoy… Lectura Biblica: Hechos 13:22

Introducción

Esta reflexión cristiana nos enseña que este es uno de los honores más grandes que hombre alguno jamás pudo experimentar. El evangelio de hoy enseña que cuando nuestra voluntad camina con la voluntad de Dios, nuestro corazón es conforme con Él para buenas obras.

Y David fue ese ejemplo honorífico, jamás repetible, pues fue un varón elegido por Dios, ya que en su corazón existía lo que Dios buscaba. En aquel momento se compara con Saúl, antítesis de David, y que fue escogido para gobernar por el pueblo de Israel, desechando a Dios mismo. Así que, por la acción del Espíritu Santo, se ministre a todos aquellos que puedan ser alcanzados por Dios para utilizarlos con un corazón dispuesto.

Contexto de la reflexión cristiana de hoy

El Israel de los tiempos antiguos fue gobernado por Jueces, autoridades divinas en la tierra para conducir al pueblo por los caminos de Dios. Sin embargo, este pueblo quiso desechar a Dios para que no gobernara sobre ellos, como lo dice 1 Samuel 8:7.

Este pueblo se encontraba envidioso de los pueblos circundantes y se contaminaron con sus costumbres de ser gobernados. Asimismo, fue apoyada esta circunstancia por el comportamiento de Elí y sus hijos, contrarios a Dios. ¿Quién era Elí? El sumo sacerdote de este pueblo, encargado de la dirección del templo y su culto. Pero él y sus hijos se desviaron totalmente del camino de Dios, y lo pervirtieron en su pueblo.

Por ello, fue nombrado Samuel, último Juez de esta casta de hombres santos, llamado directamente por Dios para juzgar a Israel. Asimismo, Samuel tuvo la delicada tarea de dirigir la transición entre la autoridad de Dios y el gobierno de los hombres, inspirado divinamente.

Características del pueblo de Israel

Para poder entender el mensaje cristiano del evangelio de hoy, hay que conocer la palabra que titula este artículo. La palabra conforme, refiere a la semejanza en voluntad y carácter al corazón de Dios. Proviene del latín “conformis”, es decir, en unidad, de acuerdo, conforme con algo o alguien. Y es por eso que marca las características y diferencias entre los hombres por el mundo y los siervos del Señor. Empecemos a enumerar las características más resaltantes del pueblo de la época.

Degradación moral y espiritual

Para la época, el pueblo israelita se encontraba en una predominante degradación moral y espiritual, producto del abandono y perversión de sus autoridades. Al no necesitar a Dios para dirigir sus caminos, se enrumbaron en la constitución de un nuevo modelo de autoridad, desechando a Jehová. Así, limitarían a las demás naciones del mundo al escoger un dirigente de entre ellos mismo.

Escoger dirigencia de entre el pueblo sin los valores de Dios

Dios, en su absoluta misericordia, y tardando ampliamente su ira (Números 14:18), permite que su pueblo elija un candidato para su establecimiento como dirigente. Es por ello, que mirando las apariencias, Israel escoge a Saúl, al estilo del mundo. Un hombre de buen aspecto, alto, piel bronceada, hermoso. Solo presentaba la novedad de no estar dotado de las condiciones y el carácter que requiere Dios entre los hombres.

Al aplicar estos aspectos en el evangelio de hoy, observamos con nostalgia y tristeza que se repite la historia. Las personas no escogen a sus dirigentes con la prudencia y el carácter de Dios. Por el contrario, lo eligen viendo sus atributos visibles, la apariencia, popularidad, que es lo acepto por el mundo. Asimismo, podemos hablar aquí de la inteligencia por el mundo y sus capacidades humanas.

Peligros de elegir conforme a la voluntad humana

El punto anterior establece un peligro potencial de escoger conforme a la razón humana, con fuertes consecuencias para la sociedad. Guerras, contiendas y el más poderoso peligro es la muerte de los conciudadanos. Cuando Saúl desobedece a seguir las instrucciones de Jehová, pierde el control terrenal y espiritual del reino. He ahí, Dios intervendría para poder llamar a gobierno a un ser “conforme a su corazón” (1 Samuel 13: 13-14).

Diferencias entre hombres del mundo y hombres de Dios

Las diferencias entre un hombre del mundo, el que escoge el pueblo, son bastante remarcadas, con respecto a un hombre seleccionado, escogido por Dios.

Diferencia en su contexto de origen

Empezando por sus orígenes, un hombre del mundo proviene de lo mejor que ofrece el mismo. Saúl provenía de una gran tribu, ya tenía familia compuesta de esposa e hijo. Era el más valeroso de los hijos de Cis, su padre, de la tribu de Benjamín. Comparado con David, todo un aventajado del mundo. Sin embargo, David fue pastor de ovejas, desechado y apartado de su familia, en sí, el último de su familia.

Diferencias en cuanto a su integridad

Un hombre del mundo carece de una integridad interior. Parece tenerla cuando quiere alcanzar un objetivo, pero pervierte y se desvía de su propósito. A diferencia de un hombre de Dios, que es íntegro totalmente, tanto en la abundancia como en la escasez. David fue totalmente íntegro durante su vida familiar, y estaba consagrado a Dios, aunque su contexto no era el más favorable.