Predicas Cristianas.. El que busca haya

Estar en la búsqueda del Señor

Reflexiones Cristianas

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos texto Biblico:Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.” (Jeremías 29:13)

 Nunca dejemos de buscar a Dios en nuestra vida

Si nos acostumbramos al hecho de ser creyentes y tener fe, corremos el peligro de olvidarnos de buscar a Dios continuamente. Porque en la vida del cristiano nunca está completa la búsqueda del Señor. No debemos pensar que ya hemos llegado y ya lo conocemos. Como si fuera posible que nosotros comprendamos el misterio divino.

Toda nuestra vida debe ser un aprendizaje de cómo ser hijos de Dios. Con nuestro bautismo, no llegamos a una meta, sino que comenzamos una carrera. Donde lo que perseguimos no es la gloria, sino el conocimiento y el amor de Dios. Por eso, todos los días tenemos que estar pendientes de la manera de encontrarlo y estar en su presencia. (1 Crónicas 16:11)

Como nuestra naturaleza está herida, y tiende al pecado, debemos luchar contra ella. Es un combate diario, en el que no podemos dejar pasar la ocasión de buscar la ayuda del Espíritu Santo. De lo contrario, los placeres y las tentaciones del mundo nos llevarán de a poco a alejarnos de Dios. Ése es el motivo por el que debemos estar en la búsqueda del Señor continuamente, porque de lo contrario podemos perder el regalo de la fe.

La búsqueda del Señor significa estar sedientos de su presencia en nuestra vida. Que cada minuto estemos pensando en Él y en cómo ser mejores hijos suyos. De este modo lo estaremos encontrando a cada segundo, y cumpliendo el propósito para el que fuimos creados. Esto es darle gloria a Dios con nuestra existencia y anunciar al mundo sus maravillas.

Vivamos en la oración continua

La forma más simple de estar en la búsqueda de Dios constante es la oración. Por medio del diálogo sincero y filial podemos estar en la presencia de Dios continuamente. Porque elevar nuestro pensamiento hacia Él es alejarnos de todo aquello que nos aparta de su amor. Es más difícil que las tentaciones tengan lugar en nuestro corazón, si antes lo llenamos de la presencia de Dios.

Por este motivo debemos practicar la oración continua. No es algo imposible, pero sí algo que requiere esfuerzo y la ayuda de Dios. Somos débiles y abandonamos las cosas de la vida espiritual muy fácilmente. Pero el Espíritu Santo quiere habitar en nosotros y ayudarnos a elevar nuestra mente a Dios.

Desde el principio de la mañana, nuestro primer pensamiento debe ser Dios. Qué me voy a poner, qué haré de cocinar, ése problema en el trabajo, y otras cosas que nos asaltan el pensamiento no deben ser lo primero. Sólo Dios y estar a su servicio. Oremos con fe cada mañana, postrémonos ante Él y ofrezcámosle nuestra vida y existencia, porque son suyas de verdad. (Salmos 63:1)

Durante el día, tenemos que pensar en Dios muchas veces. Cada acción que estemos por hacer, debe ser contrastada con el Evangelio. ¿Lo que estoy haciendo, es conforme a las enseñanzas de Cristo? A fin de cuentas, eso es ser cristiano. Buscar vivir de acuerdo a las enseñanzas de nuestro Maestro. Y esto ya es también oración, porque estaremos en diálogo con Dios pidiéndole luz para nuestro actuar.

Ayudemos a otros a buscar al Señor

No debemos buscar solos. Si muchos se dedican a buscar algo, es más fácil que lo encuentren. A pesar de ser una experiencia personal, la búsqueda de Dios en comunidad es muy importante. Porque de esa manera tendremos al Espíritu Santo entre nosotros, inspirándonos como a la primera comunidad de cristianos. (Salmos 9:10)

Por eso, debemos ir a la iglesia con mucha fe y alegría. Allí estarán la comunidad y el pastor que nos ayudarán a encontrar a Dios en nuestra vida.

Conclusión

La búsqueda de Dios debe ser nuestra preocupación constante. No debemos acostumbrarnos a que somos personas de fe. Porque podemos alejarnos de Dios si no estamos en su búsqueda día tras día. Solamente si lo buscamos podremos elevar nuestra mente hacia Él y encontrarlo en nuestro corazón.

En la oración continua está la clave de la búsqueda de Dios. Y podemos practicarla siempre y cuando tengamos la constancia y la ayuda divina. Desde el comienzo del día nuestro primer pensamiento debe ser Dios, para consagrarle nuestra existencia y tener su presencia. (Hebreos 11:16)

Si nos acercamos a la iglesia y buscamos a Dios en comunidad, será más fácil.

© Julio Torres. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *